Para decir adiós

Ariel Authier


Una profunda quietud vive en las fotos de la serie Piezas de Santiago Porter, aunque esta quietud esté dada por el movimiento y por el cambio. El viaje – con sus mudanzas de ciudades, de casas, de hoteles – es la excusa que el autor menta para hablar de estados de animo mas íntimos, personales. Cajas apiladas o ropa de cama sin extender se enfrentan a pastizales o visiones nocturnas de la ruta: esas imágenes vistas en conjunto adquieren otros significados y habilitan otras lecturas, mas ricas y complejas que si se las observa de a una. Los tonos oscuros -nocturnos- del blanco y negro de las tomas aumentan el clima melancólico que destilan estas fotografías de lugares anónimos, repletos de historias de personajes que se ven por sus ausencias, como las huellas en la almohada en una cama donde durmió alguien. Sutil en intimo, el trabajo es como una breve carta de despedida para un largo adiós.